Hola un día más viajeros!!!

En el anterior post, os comenté que tenía un par de días libres en Bangkok para hacer lo que quisiera. Uno, lo invertí en Ayutthaya y el otro, en visitar el mercado de Mae Klong y el flotante de Amphawa. Por fin!! Legó el día!! Me moría de ganas por ver el famoso mercado por donde pasa el tren y los vendedores sobre las barcas en el agua!!! Qué felicidad!!

74135

Antes de comenzar con este post quiero aclarar que mi idea era ir al mercado flotante de Damnoen Saduak ya que es el más famoso de Bangkok. Empecé a leer opiniones de otros bloggers contando que estaba excesivamente masificado y que estaba perdiendo toda su esencia como un mercado flotante tailandés tradicional. Parecía ser que el mercado flotante de Amphawa estaba todavía menos explotado. La realidad con la que me encontré fue distinta. Estaba lleno de gente, cámaras y palos de selfies. A penas vi como cinco barcas todas ellas amarradas a un muelle de madera con las mesas de un restaurante. El resto de las barcas que había no eran de comerciantes, eran agencias de turismo que ofrecían paseos por el río a un precio nada barato por cierto. No era desde luego la idea que me había imaginado en mi cabeza.

Mercado de Amphawa

Mercado de Amphawa

Cómo llegar a Mae Klong Railway Market

Para llegar a Mae Klong Railway Market la mejor opción es coger una minivan en la estación de autobuses de Mo Chit o como lo anuncian en la propia estación, Bangkok Bus Terminal Chatuchak.

Mo Chit Estación

Una vez que entras, justo en frente tienen varias ventanillas donde venden los tickets para los distintos destinos. Lo mejor es preguntar al personal y ellos te indicarán a qué ventanilla ir. Una vez que tengas el billete que vale 100 BTH (2.64 euros) la ida, tienes que esperar en los asientos de la sala a que te llamen para subir a la minivan ya que no salen hasta que se llena. La ruta que aparecerá en tu billete será Bangkok- Samut Songkhram que es la villa donde se encuentra el mercado de Mae Klong Railway Amphawa. 

Una vez llegamos a la estación de autobuses, básicamente seguimos a la gente andando hasta el punto exacto de la estación de Maeklong que es desde donde sale y llega el tren.

Estación de Maeklong

Estación de Maeklong

A partir de esta señal, ya es andar y cotillear por la vía y los alrededores a tus anchas, sin prisas, disfrutando. Es toda una experiencia ver cómo los vendedores se hacen hueco en la vía con sus barreños de agua vendiendo peces, frutas, pescado frito, verduras bueno, de todo. A pesar de que también estaba lleno de turistas sin embargo, si me quedó la sensación de que era una actividad comercial local . Muchos curiosos pero todos los compradores eran tailandeses.

Horarios de paso del tren

Al lío! Lo más importante!! Es mejor que consultes a los locales o incluso turistas que te encuentres en el camino por si han cambiado las horas, nunca se sabe.

  • Llegadas a la estación: 8:30, 11:10, 14:30 y 17:40
  • Salidas de la estación: 6:20, 9:00, 11:30 y 15:30
Mercado de Mae Klong

Mercado de Mae Klong

Por favor, turismo responsable

¿Por qué digo esto? Bueno, pues porque está totalmente prohibido entrar a la vía del tren si está a punto de llegar. Había algunas personas posando para la foto de Instagram con el tren muy cerca mientras hacían sonar el silbato para que se apartaran. Los propios vendedores gritaban y hacían aspavientos con las manos para que se quitaran y es que, qué pesados son algunos con las malditas fotos!!! Si está prohibido, está prohibido. Tenemos que respetar las normas de los países que luego a nosotros nos gusta que sea al revés. 

Mercado de Mae Klong

Vendedora de pescado en Mae Klong

Lo mejor del mercado de Mae Klong

Lo mejor sin duda del mercado para mí, es la llegada del tren. Cuando el tren va a pasar los mercaderes tiene que recoger sus toldos para dejar espacio al tren y apartar sus barreños, cestas y productos de la vía porque si no se aplastan. Es un momento súper excitante y divertido que dura a penas unos segundos pero yo lo viví con mucha emoción.

Mercado de Maeklong

Mercado de Mae Klong

Otra de las cosas que más me llamó la atención fue saber que los vendedores se negaron a renunciar a sus actividades comerciales cuando se estaba construyendo la vía ferroviaria ya que este mercado existía antes que el tren. Se han amoldado perfectamente a esta circunstancia pues los toldos se recogen muy rápido, avisan por unos altavoces del paso del tren y algunos puestos tienen ruedas para que sea más fácil apartarse. Este mercado a pesar de los turistas, me pareció muy auténtico.

Mercado de Mae Klong

Mercado de Mae Klong

Mi llegada al mercado flotante de Amphawa

Bueno, bueno, bueno, esto tiene miga. Sinceramente no tengo ni idea exacta de cómo llegar desde el mercado de Mae Klong al mercado flotante de Amphawa. Después de caminar para arriba y para abajo por la vía, pensamos que ya era hora de seguir con la ruta y nos salimos del mercado de Mae Klong hacia una de las calles paralelas. Lo primero que pensamos fue en coger un tuk tuk porque mi novio estaba con muletas pero nos pedían mucho dinero por llevarnos. Bajo mi parecer lo hicieron un poco a propósito sabiendo que lo teníamos crudo para movernos debido a las muletas y que les íbamos a terminar diciendo que si. Tampoco sabían sorprendentemente si había otra forma de ir a Amphawa.

Seguí buscando alternativas como autobuses por mi alrededor pero nadie me entendía en inglés que queríamos ir a Amphawa. Al final, un conductor me señaló una parada de camionetas locales azules que al parecer, llevaban al mercado flotante de Amphawa y nos montamos. Lo mejor de todo es que esta parada de camionetas estaba cerca de los conductores tuk tuks. Si, los que decían no saber nada de cómo ir. 

No teníamos ni idea de dónde bajarnos pero unas estudiantes nos indicaron la parada y tras su aviso, nos bajamos de la camioneta. La calle donde nos bajamos estaba bastante solitaria así que nos pusimos a andar esperando a encontrarnos con alguien para preguntar el camino hacia el mercado.

Me topé con una señora muy mayor y su hija que no hablaban nada de inglés pero con señas y chapurreando cosas, intuyeron que les preguntaba por Amphawa. Como las indicaciones en inglés y en tailandés iban a ser nulas, la mujer muy amable, me agarró del brazo y me llevó andando hasta la entrada del mercado flotante que estaba a cinco minutos de donde nos bajamos pero metido entre unas calles.

 

Mercado flotante Amphawa

Mercado flotante de Amphawa

 

El mercado flotante de Amphawa

Amphawa es una pequeña localidad situada en la región de Samut Songkhram cuya fuente de ingresos principal era la agricultura. Debido a que la ciudad está a orillas del río Mae Klong, los locales construyeron sus casas muy cerca de esta ya que trasladar los botes era más fácil. Este mercado abre de viernes a domingo desde las tres de la tarde hasta las diez de la noche.

Nada más entrar al mercado hay un par de restaurantes uno a cada lado donde por cierto, comimos. Llevaba viendo todo el viaje las famosas ” Honey Toast” y me negaba a dejar Tailandia sin probarlas. Tostada de miel con chocolate, helado de vainilla, plátano y como no, mango. Para compartir!!!! Ah! Otra cosa a la que me volví adicta en Tailandia es al “smoothie de sandía” que también se ve al fondo la foto.

Honey-Toast

El mercado flotante de Amphawa estaba hasta los topes. Elegimos ir porque en teoría, estaba menos masificado que el famoso Damnoen Saduak pero la realidad fue distinta. Me llevé un poco de decepción porque casi todas las barcas sobre el agua eran propiedad de agencias de turismo para llevar a los turistas a recorrer el río. Al final, la estampa visual que se me quedó en la memoria fue un río lleno de barcas con manchas naranjas y azules que eran los salvavidas de los turistas. Nada que ver con ver actividad comercial entre locales navegando por el río.

Luego también vi unas cuatro barcas amarradas a una especie de muelle con mesas que pertenecían a un restaurante. Sobre ellas, las mujeres cocinaban el pescado para los comensales. En los laterales del río por donde puedes pasear, hay muchas tiendas para comprar ropa, souvenirs, mango etc. En resumidas cuentas, bajo mi punto de vista, al mercado flotante de Amphawa también han llegado los turistas.

Mercado de Amphawa

Mercado de Amphawa

El intento fallido de ir a Damnoen Saduak

Esto va a ser larguito. La cosa es que estuvimos menos tiempo del previsto en el mercado flotante de Amphawa así que, decidimos probar ir al famoso mercado flotante de Damnoen Saduak para curiosear ya que estábamos cerca. Aquello fue misión imposible.

No sabíamos cómo volver desde el mercado de Amphawa a la estación de autobuses de Samut Songkhram ( donde está el mercado del tren) que es donde nos dejó la minivan que cogimos en Bangkok. Empezamos a andar sin tener una dirección muy clara y no había nada que indicara una parada de bus, taxi o tuk tuk. Al rato paré a unos policías que me indicaron que en dirección contraria había una parada de vans que llevaban a Bangkok. Dimos media vuelta y empezamos a andar hasta que llegamos a la famosa parada. Estaba bastante llena y las chicas que vendían los billetes nos dijeron que teníamos que esperar a que hubiera menos gente para poder comprar billetes.

Samut Songkhram

En Samut Songkhram donde cogimos la camioneta azul para ir a Amphawa

Tras media hora de espera solo había salido una mini van en dirección a Bangkok y estaba llena así que, nos tocaba esperar más y no nos decían cuánto. Habíamos estado en ese rato de espera hablando sobre si ir o no a Damnoen Saduak. Teníamos dudas. Quedaba un poco lejos y no sabíamos cómo ir porque el transporte no estaba nada señalado ni claro y tampoco pasaban tuk tuks. En este momento, vimos un taxi pasando delante de nosotros y mi pareja fue con las muletas tras él. Consiguió pararlo y me hizo señales para que fuera. Nos montamos porque en Tailandia todos los taxistas te dicen que “yes, yes, yes” a todo pero en realidad no te entienden. Eso mismo pasó. No sabía a dónde nos tenía que llevar pero el taxista conducía. Tuvimos que parar en el arcén de la carretera unos kilómetros más adelante de donde nos recogió para que llamara a centralita y nos pusiera con alguien que hablara inglés.

Mercado Mae Klong

El tren pasando por el mercado de Mae Klong

Aquello fue un gallinero. El taxista hablando en tailandés, la telefonista de centralita con el manos libres hablando en inglés, mi novio y yo hablando a la vez también diciéndole el nombre del mercado. Por un momento, pareció ser que la telefonista entendió a dónde queríamos ir, se lo comunicó al taxista y arrancó el coche. En eso que al cabo del rato, veo un cartel anunciando el mercado de Damnoen Saduak y el taxista se pasa de largo.

De nuevo con gestos, le pedimos por favor que pare porque se lo había pasado. No nos entendió. Paramos en un arcén otra vez. Volvió a llamar a centralita. Le explicamos a la operadora que se había pasado y que teníamos que echar marcha atrás. De pronto se acerca una anciana local a la ventanilla que se pone a hablar con el conductor y conmigo en tailandés ( no sé hablar tailandés) mientras que la operadora con el manos libres sigue hablando en inglés y tailandés. El principio de una comedia, vamos.

Mercado de Mae Klong

Comerciantes en las vías

Al final, el conductor dio media vuelta hasta llegar al cartel. No había nadie en el parking. Salí corriendo a ver si me encontraba a alguien para preguntar dejando a mi pareja porque no teníamos cómo volver. Estaban cerrando el mercado. Volví al taxi y el conductor llamó a la telefonista y le pedimos que necesitábamos ir a la estación de Samut Songkhram, que era lo seguro, para coger una mini van de vuelta a Bangkok. 

Y finalmente llegamos a Bangkok.

A pesar de este contratiempo disfruté del día mucho y me fui muy contenta con las fotos que pude sacar.

Mi consejo es que ok, está genial ir a la aventura y vivir esa adrenalina de buscarte la vida pero no siempre sale bien. Nos confiamos en que iba a ser pan comido moverse por esos sitios e ir de un lado a otro y no, no salió bien.

Espero que hayas disfrutado de este relato y me cuentes si has tenido alguna experiencia parecida.

Un abrazo viajeros!!